Parece cosa de todos los días, y hasta va siendo costumbre que cualquier ciudadano diga y se exprese que estamos en la peor crisis. Hay una fuerte crisis económica que se refleja en que ya no podemos comprar lo que antes era fácil adquirir. Que ya no les creemos a los políticos gobiernistas con sus promesas de siempre. Que el gobierno Federal camina en un mar de indecisiones y de ambigüedades y que está hecho un lío en la conducción del país. Que la inseguridad está en nuestra propia calle, y ya da miedo salir a comprar algo a la tienda de la esquina. Y para colmo de males los partidos políticos también están en “crisis”. Y no hablemos de las experiencias “fallidas” de los partidos de oposición que ocupan gubernaturas y viven en los Pinos.

Y claro. hay dos novedades en el mundo de las políticas, que se presentan como la “moda” del acontecer político. El centralismo de los partidos y las alianzas.

Y es que los partidos han adoptado poses de que ya no son tan radicales. Ahora son de derecha-centro o de izquierda-centro. Y los analistas se vuelven locos por querer interpretar tales posiciones. Nos parece que los partidos han perdido su identidad y ya no sabe uno cual es el más malo, si el verde o el azul o el del sol. Parece que es la misma mula, nada más que revolcada.

Dentro de esta modalidad de llamarse cerca del centro, es un despiste que ofrecen a la ciudadanía, sin querer mostrar que siempre han vivido en el “centro”, en el conservadurismo.

Siempre la derecha, cuyo hábitat normal han sido los intereses fundamentales de la clase dominante y que la izquierda se caracterizaba por su oposición a los interese4s de esa clase dominante, a la desigualdad social, que las clases dominantes generan, por la acumulación de capital. Sentimos que la izquierda ha dejado sus principios en el enorme vestíbulo de las cámaras alta y baja, y se ha sentado cómodamente cerca del “centro” donde los altos salarios y las regalías brincan por todos lados, olvidando las aspiraciones de los pobres que los eligieron.

Y ahora con la novedad de las “alianzas”. ¿PAN y PRD? ¿Cómo unir dos visiones totalmente distintas del proyecto de nación? ¿Cómo mezclar agua con aceite?.. No nos hagamos, el PRD y el PAN, siempre se han sentado cerquita del “centro”, y ahí gustosamente disfrutan de sus privilegios, no faltaba más, no se vayan a ensuciar los zapatos con la tierra de los pobres, de los revoltosos, de los indígenas que siempre se quejan de su abandono. Y las alianzas se darán. Es normal entre el PRI y el PAN, tienen la misma madre, el progreso y la explotación social, pisar al otro para subir, El PRD, se ha sentado cerquita del “centro” y ahí se codea con los perfumados del PAN y con los prepotentes del PRI. Atrás quedó su nacionalismo, su radicalismo, si lo hubo, y ahora navega de espalda al pueblo.

Y para muestra hay varios botones. Pregúntele a Zacatecas, por el desastre electoral. Pregúntele a los Michoacanos cómo les ha ido con su gobierno de izquierda. Un grupo de profesionales decía, nunca he militado en el PRD pero siempre he votado por ellos, no nos gustan los postulados de la derecha. Pero si fueran las elecciones el día de hoy, no votaríamos por el PRD.

 

El partido del Sol Azteca, de la antigua izquierda, está totalmente descolorido. Las bases sin entender mucho de política, no saben por quién votar. En las ciudades hay un desencanto por el PRD, están cansados de un gobierno “de izquierda”, y el propio gobierno Estatal se ha encargado de abrir la tumba del PRD, con la ineficiencia de sus secretarias expertas en fracasos y en no hacer nada. Si acaso los Cardenistas dudan en abandonar al PRD, más por costumbre que por convicción. El horizonte está oscuro, y parece que el gobierno no se da cuenta del desastre que ha ocasionado.…..

Alguien ¿ Ha visto la izquierda en Michoacán?....

Ing. Luis Sereno C Asesor de UARHI Julio del 2010.

 

 

Contáctanos | Inicio | Versión purepecha
® Uarhí es una marca registrada, Morelia, Mich. México, 2006 | DHTML Web Menu By openCube