A fines de los años 40 y principios de los 50, cobra mucha fuerza el concepto de “Desarrollo” y se le atribuyó un significado similar a los conceptos de progreso y modernidad.

Se decía y se sostenía que las sociedades eran duales, con un sector tradicional y uno moderno. La fase y la velocidad del tránsito del primero hacia el segundo definía el estado y el avance del “desarrollo” en cada país.

Aplicadas al campo internacional, las naciones capitalistas de Europa, Estados Unidos y Japón, con un alto grado de industrialización, eran y son países altamente “desarrollados” y pertenecen al primer mundo; Los países socialistas, con un alto grado de industrialización, ( no capitalistas ) pertenecen al segundo mundo, y el resto de países, con baja industrialización, pertenecen al tercer mundo.

Los calificativos para determinar el grado de “desarrollo” o de “Sub-desarrollo” de los países del tercer mundo fueron más moderados y se habló en un principio de países “no desarrollados”, o “sub-desarrollados”, posteriormente por países “menos desarrollados” o “ en vías de desarrollo” o “recién industrializados”. Expresiones más suaves pero que denotan la realidad del sub-desarrollo, con relación al “desarrollo” de los países del primer mundo.

Teoría de la Dependencia : La CEPAL, (Comisión Económica para América Latina) realizó en 1949 una teoría sobre el desarrollo, Para alcanzar el “Desarrollo”, los países debían tomar medidas específicas y colocó como fundamental la industrialización por medio de una política de sustitución de importaciones de bienes manufacturados. Esta corriente fue llamada “Desarrollista” porque no cuestionaba lo básico del desarrollo y sostenía que la industrialización por sí sola podría superar los desequilibrios en el comercio internacional. La crisis de los 60 mostró con toda crudeza la inoperancia de esta teoría y de estos postulados. La teoría “Desarrollista” no es univoca ni lineal, está sujeta a muchas condicionantes. Ejemplo de Lima y de algunas experiencias mexicanas. Alemania, Japón. La realidad nos dice que existen en el mismo tiempo y en el mismo lugar, naciones en pleno “Desarrollo” y naciones sumamente “Sub-desarrolladas”. USA y Haití. En medio de esta contradicción nace la teoría de la “Dependencia”, que se enfrenta a la teoría del Desarrollo, al “Desarrollismo” de la CEPAL, y a las concepciones de la izquierda marxista tradicional. La tesis central de la dependencia fue que el sub-desarrollo y el desarrollo, tal y como se conocían no eran fases distintas de un proceso en el cual el primero precede al segundo, sino productos simultáneos, en relación de dependencia. Por lo tanto la salida del subdesarrollo, para llegar al anhelado desarrollo, no era viable a través de reforma graduales, dentro de ese sistema.

Y por lo tanto queda claro que a mayor desarrollo, mayor subdesarrollo, por la teoría de la Dependencia que afirma que Subdesarrollo es altamente dependiente. Y que no por un impulso fuerte al Desarrollo se apoya o favorece al subdesarrollo, sino que lo complica, lo hace más grande y por lo tanto más dependiente. Esta teoría de la Dependencia hizo que surgieran otros análisis, otras maneras de ver los países y la estructura interna de los mismos. Salen las teorías de “Norte-Sur” de “Centro y periferia”, este último concepto para explicar la situación de los cordones de miseria o periféricos en las grandes ciudades. En donde se dice y afirma que generalmente hay una dependencia de los sectores marginados, generalmente periféricos, de los sectores “modernizados” “desarrollados”.

TEORIAS DEL DESARROLLO O MODELOS DE DESARROLLO MEXICANOS.

Con los elementos anteriores, podemos entrar al análisis de los modelos y definiciones del “Desarrollo” Mexicano. Tres consideraciones fundamentales : Primera : Las clases dominantes en México acaparan la mayor parte del capital y de la Industrialización. Son los sectores que acaparan la mayor parte de la riqueza del país y por lo tanto son la base del “Desarrollo” Mexicano.” El subdesarrollo mexicano está en México entre los más pobres, generalmente en los sectores de la población, que son los que definen y le dan forma al subdesarrollo.

Segunda: Las clases dominantes no van a impulsar acciones que reduzcan el subdesarrollo. Ellas están preocupadas por aumentar su desarrollo y relacionarse con los países desarrollados. Al Estado le toca la tarea de impulsar acciones que reduzcan el subdesarrollo, lo cual no es fácil, por la teoría de la Dependencia. Pero hay que recalcar que el Estado tiene la obligación, por ser Estado, de impulsar la disminución del subdesarrollo y tratar de zanjar la diferencia de la desigualdad social. No es una opción voluntarista, sino una obligación institucional. Tercera : En lo fundamental y en lo general no hay congruencia en las políticas de Economía y de Desarrollo. La primera propone que el impulso a la economía del país debe proyectarse al impulso del sector industrial, con la mira en las exportaciones. Y por otro lado nos encontramos con que la intencionalidad de los proyectos de Desarrollo de la SEDESOL, van encaminados a impulsar el desarrollo de las fuentes de trabajo, pequeñas o medianas empresas dedicadas al consumo interno. ¿Alguien entiende esto?. Con estas consideraciones, podemos entrar de lleno en el análisis del Desarrollo Mexicano. En primer lugar podemos comentar que es poca la información sobre el concepto básico del desarrollo. No hay claridad en su política social, ni en su definición epistemológica. Se entiende el “Desarrollo Mexicano” por sus aspiraciones y su bandera general : “Lucha contra la pobreza” que es esgrimida en discursos y postulados públicos a cargo del Secretario de la SEDESOL o del mismo Presidente. Sin embargo al analizar la metodología de la lucha contra la pobreza, nos encontramos con una serie de ambigüedades. Por un lado la lucha contra la pobreza se toma como atacar los “indicadores” de pobreza, cualquiera que estos sean, de los múltiples que se han hecho. Por ejemplo si los indicadores dicen que “pobreza” extrema es aquella que tiene piso de tierra, paredes de cartón, y techo de láminas de cartón, pues sencillamente hay que darle bultos de cemento para hacer su piso de concreto, tabiques para sus paredes y láminas de asbesto, etc. Pero hemos visto con tristeza que al poco tiempo que se terminó la obra de remodelación, la familia sigue siendo pobre, o más pobre. Por lo tanto podemos decir, sin temor a equivocarnos, que el desarrollo no es solamente solucionar las carencias económicas, sino es algo más, la capacitación, el adiestramiento de las personas, el proceso de concientización, etc. Lo que se ha llamado “Desarrollo integral”, es decir el que ataca varios aspectos de la familia, lo económico, pero no solamente, lo cultural, lo social, lo familiar, etc.

El “Desarrollo” debe ser un impulso efectivo, capas de impulsar todos los aspectos que rodean al individuo, de manera que se inicie un proceso de desarrollo integral y que tenga impacto en la familia y en la comunidad. Aparecen pues los términos de tejido social, de actores sociales, etc. que en definitiva son los elementos o actores que debe de formar e impulsar el Desarrollo. Dentro de esta búsqueda de definiciones sobre el desarrollo, se han puesto varios apellidos al desarrollo. El más importante a nuestro parecer es el relativo al “Desarrollo sustentable” o “desarrollo duradero”, que es el que satisface las necesidades de la generación presente, sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades. Ejemplo : Fabrica maderera que acaba con los montes, atentamos con los recursos actuales y privamos de la satisfacción de las generaciones futuras. En el camino y en la aplicación del desarrollo, encontramos muchas ambigüedades. Muchas veces se convierte o se refiere al desarrollo como “asistencialismo”. Sabemos y creemos que es importante un cierto asistencialismo, sobre en todo en los desastres, inundaciones, deslaves, etc. Pero de eso a tratar de considerar al “desarrollo” como “asistencialista”, es una equivocación profunda. El asistencialismo te ayu8da una vez y sigues en tu posición inicial, cuando concluyen las acciones asistencialistas. Ejemplo del pescado y del pescador. El desarrollo trata de formar y alimentar tus capacidades para que el desarrollo empiece desde adentro de la persona, de la comunidad. La aplicación de los programas de desarrollo llevan de entrada un aspecto de subordinación, de dependencia. Las convocatorias, los mismos proyectos vienen diseñados desde arriba hacia abajo. Y desde luego con una carga paternalista, que aumenta y condiciona la dependencia. Se habla y se escribe una acción ejecutada por un “benefactor” ( SEDESOL) y un beneficiario, el solicitante de la base, individuo o colectivo. Se expresa una idea DE dependencia entre el benefactor y el beneficiario. Soy el que doy y ustedes son los que reciben. Se debe romper este proceso de dependencia, con los nuevos conceptos de inversión y de socio en el proyecto de desarrollo. Ambos corren el mismo riesgo en la ejecución del proyecto. Alguien pone el capital y otro la mano de obra y la capacidad histórica y operativa del proyecto. En fin hay una serie de elementos y de aspectos que hay que estudiar y discutir sobre la intencionalidad del desarrollo actual y sobre todo insistir en su definición o en sus políticas sociales. Será motivo de otra discusión.

Ahora les pediría su opinión respecto a situaciones reales que se presentan en la aplicación de los proyectos : 1: En una comunidad muy pobre se dedican a elaborar servilletas. Normalmente el precio de compra en la misma comunidad es de 10.00. Por la crisis baja el precio de compra y lo pagan a 7.00. Ideamos la forma de comprar las servilletas a 10.00 financiando los 3.00. Este proyecto es asistencialista o desarrollista. 2.- El programa de OPORTUNIDADES, es desarrollista o asistencialista. 3.- Apoyar el desarrollo de un taller sobre género, es desarrollista o asistencialista. 4.- Apoyar la ampliación de un pequeño establo para la elaboración de productos derivados de la leche ( queso, Yogurt, etc. )

Ing. Luis Sereno C.

Representante Legal de UARHI Junio del 2009

 

 

Contáctanos | Inicio | Versión purepecha
® Uarhí es una marca registrada, Morelia, Mich. México, 2006 | DHTML Web Menu By openCube